Todas las ideas tienen una causa física, útil y funcional. Sin embargo, hay otras que van más allá y su creación, su puesta en la realidad, tiene una causa también metafísica, un objetivo inmaterial. Hablamos de origen y causas metafísicas de los room escapes.

Ya os hablamos en una ocasión de la historia del room escape, de dónde surge la idea física, la material, y cuándo comienzan a crearse y proliferar estas salas. Si bien, en esta ocasión os queremos explicar qué se busca conseguir en las sensaciones del jugador.

Origen y causas metafísicas de los room escape

¿Qué sensación motiva el escape room?

¿Conoces la Teoría del Flow? Mihaly Csikszentmihalyi escribió su libro Flow en el que, tras realizar numerosos estudios, se acercó a comprender un poco el funcionamiento de la felicidad de los hombres, algo que ya perseguía Aristóteles hace muchísimos siglos.

El desarrollo de la Teoría del Flow sirvió a los ideadores del room escape para incluir esto como esencia en su juego, este teoría la aplican muy bien tanto en Open Mind Room Escape o en Simulcre VUIT Room Escape. Se trata, a fin de cuentas, de lograr hacer florecer las sensaciones de la persona en cuestión sometiéndola a una serie de situaciones que la hacen “sentir el Flow”.

El Flow

¿Sabrías indicar alguna situación en la que todo dependa de un momento de gracia, de una actuación casi milagrosa o divina? Hablamos de situaciones como el agudo más impresionante de la cantante de ópera, el malabar más arriesgado sobre una cuerda, el penalti en el minuto de descuento de un partido en el que te juegas el ascenso, la incisión clave en una operación a vida o muerte…

Son momentos en los que tienes que pararte a respirar profundamente, que dependen de un solo movimiento para ser exitosos o no poder echar marcha atrás. El tiempo se va a detener, tu atención se enfoca única y exclusivamente en lo que estás haciendo, desconectas de cualquier posible distracción y tu único cometido es terminar la tarea, que es lo único que existe para ti.

Estos ejemplos que hemos dado son el Flow o fluir, momento de inmersión total física y mentalmente en un asunto que te hace no querer reaccionar a ningún otro estímulo, centrando todos tus esfuerzos en lo que estás haciendo en ese momento.

Con esta definición así como con los ejemplos podemos ver que en las salas de escapismo existe este origen y causa metafísica, como por ejemplo en Simulacre VUIT Room Escape y Open Mind Room Escape. Existe una gran concentración, descifrar los enigmas hace que, en la mayoría de los casos, te quedes absorto, completamente inmerso en la tarea con el objetivo de resolverlos con éxito para conseguir su objetivo: salir de la habitación.

Origen y causas metafísicas de los room escape

La consecuencia: el júbilo

Obviamente, este estado de tensión tiene una consecuencia positiva, sino nada tendría que ver con la felicidad buscada por Aristóteles de la que hablábamos al principio. Y en este caso la consecuencia es el júbilo, una enorme sensación de bienestar que se da al superar el reto que tienes delante y que te está impidiendo continuar -en el caso del room escape, cada uno de los acertijos-.

En este punto es en el que entramos nosotros, teniendo que idear pistas y acertijos ajustados capaces de crear esa sensación tan agradable al superar los misterios de nuestras salas.

Y esto ha sido todo sobre el origen y causas metafísicas de los room escape, ahora ya solo te queda de probar una experiencia de juego en vivo así que visita nuestro directorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s